¿CÓMO PUEDES TENER LA CASA ORDENADA EN MENOS DE 20 MINUTOS?

Casa-Ordenada-Practicasa
  1. El recibidor

(1 minuto)

Aprovecha el espacio del recibidor e instala un perchero, de pie o de pared. Cuelga el abrigo en el lugar que corresponde nada más entrar en casa para evitar tener que recogerlo posteriormente.

Recibidor-Practicasa

  1. La zona de trabajo

(1 minuto)

Equipa la mesa del ordenador con un módulos con cajones y cestas donde colocar –y esconder– papeles y bolígrafos cuando no los necesites.

ZonaTrabajo-Practicasa

  1. El salón

(3 minutos)

Mira a tu alrededor y deshazte de aquellas piezas que ya no cumplen ninguna función; despeja las mesas y superficies planas que se encuentran a una altura donde resulta cómodo –y tentador– dejar la tableta, libros y revistas. Coloca estas cosas en su lugar correspondiente.

 

  1. La cocina

(3 minutos)

Mientras estés cocinando, vacía el lavavajillas en un par de minutos. Por la mañana, aprovecha el minuto mientras se calienta el café para doblar servilletas y trapos y buscarles un sitio en los cajones. Te costará menos de lo que crees y luego lo agradecerás. En general, tira objetos que no uses: tuppers sin tapa, platos o tazas con algún golpe, la antigua cafetera. Solo con eliminar estas cosas ganarás orden y espacio.

 

Baños-Practicasa

  1. El baño

(3 minutos)

Coloca colgadores para albornoces y toallas de uso diario y cestos para guardar correctamente y mantener el baño despejado y bien organizado. Y, cuando los botes estén vacíos, ¡tíralos! También esa colección de frascos de perfumes vacíos, cuando son excesivos, acumulan demasiado polvo.

 

  1. El cuarto de los niños

(4 minutos)

Aspira la alfombra en la que los niños pasan horas y horas jugando. Al pasar la aspiradora, irás despejando el espacio sin darte cuenta para poder llegar a todos los rincones. Tendrás, por tanto, un 2 x 1: limpieza y orden en un solo gesto.

 

Dormitorios-Vestidor-practicasa

 

  1. El dormitorio y vestidor

(2 minutos)

Tómate un par de minutos antes de acostarte para recoger las cosas que estén fuera de su sitio habitual: como la chaqueta y los pantalones tirados sobre una silla o ese libro fuera de sitio que tienes a medio leer.

Incluye un galán para colgar y dejar la ropa. Un dormitorio ordenado invita al descanso. En el armario, sé disciplinado cada día. ¿Consejo? No lo recargues. Deja un 20 % de la capacidad del armario libre.